• Home >>
  • new zealand >>

Viajando por Nueva Zelanda


la zona volcánica de la isla norte

Nos bañamos en un río de agua caliente

Nos despertamos en Taupo, uno de los pueblos situado en el centro de la Isla Norte, donde se encuentra el volcán Taupo inactivo hace más de 100 años, pero gracias al cual hay unas maravillosas aguas termales 100% naturales y gratuitas.

Así que esa misma mañana después de desayunar no perdimos tiempo y fuimos a relajarnos y disfrutar de un baño calentito en un lugar súper mágico en medio de la naturaleza.

No se nos ocurría mejor remedio para suavizar las agujetas que estaban apareciendo después de haber subido el Tongariro. 

Relajadas y después de probar este exquisito entrante de una de las zonas volcánicas más importantes de NZ,  queríamos descubrir todo lo posible por esta maravillosa región.

Huka Falls 

En 45 min llegaríamos a Wai-o-tapu, un área geotermal  única en el mundo donde todos nuestros sentidos se iban a poner al límite con tantos colores y olores diferentes e increíbles.

Pero antes paramos ante lo que llaman la cascada horizontal o las Huka Falls.

Es impresionante lo fuerte y rápido que baja el caudal de agua, el cual genera una energía hidroeléctrica de más de 220.000 litros de agua por segundo.

Es cierto que estando allí parece una cascada horizontal turquesa y blanca.

Volcanes, olor a azufre, colores fluorescentes

Llegamos a la Wai-o-tapu geotermal área, donde previo pago de $45 puedes entrar y disfrutar de la actividad volcánica y de las diferentes formas y olores que se han ido creando durante miles de años.

Recomendamos 100% el pagar la entrada, ya que puedes disfrutar de un paisaje natural, único y diferente gracias a uno de los sistemas geotérmicos más extensos de Nueva Zelanda.

Os dejamos fotos para que podáis disfrutar como lo hicimos nosotras. Todo ello con diferentes olores indescriptibles menos uno de ellos que era azufre o lo que es lo mismo a huevo podrido y muchas burbujas y calor.

El color verde de la siguiente foto NO es retocado, es así un verde muy fluorescente debido al nivel de PH el cual es bajo, vamos que si te caes dentro te descompondrías enterito.

Y la Champange Pool, famosa por ese color precioso naranja y turquesa que se mezclan, dentro de la cual hay minerales como oro, pero claro cualquiera se mete a cogerlo... la temperatura del agua de la superficie es de 75º mientras que en sus aguas más profundas alcanza los 230º

Cuando acabamos de ver toda esta maravilla de la naturaleza y evitando que nos pasará lo que nos había pasado los días anteriores, pusimos rumbo a Rotorua para encontrar sitio donde dormir con la furgo gratis.

Una vez más, la suerte estaba de nuestro lado y encontramos la última plaza que quedaba para dormir sin temor a ser multadas. Así que paseamos un poquito por los alrededores de Rotorua el pueblo que huele a azufre y donde ver humo saliendo del suelo es lo más normal.

Redwoods Forest Park (el bosque rojo)

Al día siguiente nos despertamos mucho más tarde de lo habitual de tantas emociones estábamos exhaustas, pero aún había muchas cosas por descubrir y dejarnos sorprender así que pusimos dirección al Redwoods Whakarewarewa Forest.

Se trata de uno de los bosques más extensos de la zona de Whakarewarewa donde las más de 4 hectáreas de altas secoyas californianas lo hacen un sitio súper especial y mágico, tanto es así que Eli estaba convencida que allí vivían las hadas y los gnomos…Nosotras como buenas amigas no íbamos a quitar la ilusión ante su gran convicción hahaha.

Y cuando estábamos caminando fascinadas con los altos y enormes árboles empezó a chispear, así que decidimos hacer el camino corto y volver pronto a la furgo.

Aquí en NZ lo que parecen cuatro gotas en cuestión de minutos puede ser el diluvio universal, por lo que más vale prevenir que pillar un gran catarro.

Rotorua y la cultura Maorí

Como ya hemos comentado anteriormente, habíamos leído que una de las diferencias de la Isla Norte con respecto la Sur es que en la primera hay más evidencias de la cultura maorí.

Pues bien, es completamente cierto y más concretamente en Rotorua ya que puedes ver claramente la cultura maorí.

 A las afueras de Rotorua hay una villa Maorí donde puedes ver sus características edificaciones y esculturas.

Este pueblo nos encantó debido a que han sabido utilizar  la actividad geotermal para cocinar, lavar y secar ropa y para tener calefacción natural en casa.

Sinceramente nos sorprendió muchísimo, ver como en cada jardín había un agujero del cual salía humo y veías el agua hirviendo e incluso podías escuchar el chof chof del agua súper caliente.

El lema del pueblo podría ser

Rotourua

El paraíso para los pedorros y pasar desapercibido 

Con respecto la cultura maorí La Marae es su sede de reuniones el cual es el punto central para las celebraciones.

Un marae es un complejo cercado de edificaciones talladas y tierras que pertenecen a una determinada iwi (tribu), hapū (subtribu) o whānau (familia). Los maoríes consideran que su marae es el lugar donde están y al que pertenecen.

Los marae se usan para reuniones, celebraciones, funerales, talleres educativos y otros eventos tribales importantes.

Esto no es que sea algo típico ni común de ver, pero es totalmente cierto lo que estáis viendo en la siguiente foto, es un jardín con su par de tumbas... como quien decide plantar un rosal.

A nosotras nos pareció bastante flipante la verdad. 

La niña se nos va de excursión solita

Y si eres como Eli, una buena fan del Señor de los anillos y del Hobbit, estando en Rotorua no puedes perderte ir a donde se grabó Hobbiton en Matamata, a una hora de Rotorua.

Nosotras al no ser muy fans decidimos no pagar la entrada y ya veriamos las fotos de Eli.

Comprando la entrada te entra el autocar que te lleva directamente a Hobbiton.  Así que fuimos a Matamata y dejamos a la niña  en el autocar para que se fuese de excursión a Hobbiton.

Acto seguido vivimos otro de los momentazos del viaje.

De repente a Cris le llega un email del departamento de Inmigración de Nueva Zelanda donde le informan que le han aprobado el visado de trabajo por 3 años.

por cierto, ESPERAD que de esto aún no habíamos hablado, a ver como lo decimos... pues hacemos un retroceso de 3 meses donde Cris, antes de acabar sus estudios de inglés aplicó para un trabajo de química y  después de hacer varias entrevistas la contrataron. Sólo faltaba que Inmigración de NZ le diera el visado de trabajo para empezar a trabajar-

 

Osea que a partir de ese momento Cris había conseguido el visado de trabajo para 3 años lo que le permitía estar en Nueva Zelanda trabajando de química y lo que nos haría replantear nuestro viaje de la vuelta al mundo, así como tomar importantes decisiones. 

Fue un notición,  estábamos pletóricas de felicidad y cuando nos dimos cuenta que el autocar donde estaba Eli aún no se había ido, estaba con las puertas cerrados pero seguía allí.

Cris bajó de la furgo y fue corriendo para el autocar a compartir el notición con Eli.

El momento fue de película imaginaros, Eli empanadísima sentada en su asiento en el autocar, Cris llamándole con todas sus fuerzas y haciéndole señales, todo el autocar mirando a Cris flipando incluido el conductor.

Cris empezó a hacerle señales al conductor para que llamará a Eli y Finalmente se entera y me mira con cara de pero ¿qué haces? Total, que el conductor abre la puerta y Cris grita emocionadísima: “Eliiiiiiiii que me la han dado tía!!! ¡Que me la han dado! 3 años! 3 años!”

Eli de repente baja del autocar y se abrazan transmitiendo tanta felicidad que el resto de los espectadores y conductor en el autocar sonreían de oreja a oreja incluso hubieron aplausos aunque ellos no sabían que estaba pasando porque habíamos hablado en español hahahaha.

Fue un momento de tanto subidón, de esos que recuerdas y automáticamente te sale una gran sonrisa.

Después de tanta felicidad el autocar arrancó y Eli se fue a cumplir otro de sus sueños.

Nosotras nos quedamos por el pueblo haciendo turismo, comprando algo de comida y arreglando la rueda de la furgo.

Nos dimos cuenta que tenía un clavo clavado sin saber muy bien desde cuando… menos mal que no reventó.

Dejamos la mágica zona volcánica para adentrarnos en las famosas y paradisiacas playas de Tauranga y Coromandel.


Seguimos sumando momentos
Dos Viajeras


Leave a Reply 1 comment

Anónimo Reply

Pero, por que se acaba yaaaaaaa?,me he quedado a dos velas,y las playas?
Esto no se hace ,quiero mássssssssssssss!!!!!

Leave a Reply: