SEMANA 3


Explorar y ser una Kiwi más

Empezamos a conocer a gente local, a entender un poquito ese acento  inglés tan extraño que tienen los Kiwis y a sentirnos unas ciudadanas más de Nelson. 

Por cierto, ¡Dato importante!  

Hay unas pequeñas mosquitas, las típicas que salen en la fruta, pues bien pensamos que eran inofensivas pero NOOOOOOOO, pican igual que los mosquitos tigre.  

Dési no me creía cuando le decía que yo notaba un minimordisco cuando las veía en mi pie.

Al fin hemos comprobado que esos bichitos con pinta de  “buenos” pican y PICA mucho.  Pero ya hemos encontrado el remedio,  así que:

MOSQUITAS 0  - DOS VIAJERAS 1

¿Cómo nos sentimos viviendo en Nelson, Nueva Zelanda? 

queen gardens

Nelson. Queen Garden

Cuando dejas tu zona de confort, te alejas de la  familia, amigos, compañeros de trabajo, paseos por las calles que más conoces de tu ciudad, tu deporte favorito... pues todo lo nuevo se convierte en algo extraordinario. Hasta lo más simple lo ves como el gran descubrimiento y al mismo tiempo tienes momentos de mucha melancolía. 

Entonces es cuando nos damos cuenta, de cuánto queremos todo lo que ahora tenemos alejado en cuanto a kilómetros. 

La distancia con los nuestros hace que todo se magnifique, esto es algo que comparten muchos viajeros. Tanto lo bueno como lo no tan bueno, se agranda y todo se vive con mucha intensidad. 

nelson gardens
Nelson Queen Garden

Así que esta semana hemos profundizado más en la cultura Kiwi (Los Kiwis son las personas de Nueva Zelanda, para los que somos de fuera, ellos son Kiwis)  y no hay mejor manera que ir de fiesta y tomar unas birras ¿no? 

Pues eso,  de party que nos fuimos con los compis de trabajo. Si dices que trabajas en la hostelería te hacen descuento, esto es un gran detalle que aprendimos esa noche. 

Vivir en Nelson es muy fácil y hay mucha calidad de vida.  Aquí todo es calma, sonrisas, personas muy amables y con mucha conciencia de cuidar el medio ambiente. Eso sí, el tiempo cambia en cuestión de segundos, te puedes morir de calor y a los 5  minutos acabar empapada por la lluvia (se nota que lo hemos experimentado no?)


Llegó el finde y era el momento de hacer lo que más nos gusta. Pillar la furgo e ir a descubrir el mundo. 

Pasamos la noche entre dos mares.

El puntito blanco es la furgo


Qué maravilla poder dormir donde queremos, tener la casa siempre a cuestas y disfrutar del mundo de este modo tan minimalista que al mismo tiempo nos hace sentir que no necesitamos nada más que lo que tenemos

furgo camperizada

La ventana de la habitación de hoy

cable bay

El día empezó algo nublado y como el tiempo es tan variable en cuestión de segundos empezó a salir el sol de tal manera que acabamos  bañándonos en la playa! 

Síii el primer chapuzón de Nueva Zelanda. La zona de Abel Tasman, para los que habéis estado en la costa brava de Girona, pues se viene pareciendo un poco, en cuanto al concepto de playa y montaña todo en uno

motueka beach

Motueka ( a 30 minutos de casa) 

Ahora toca ponerle un poco de imaginación y borrar todas las casas y chiringuitos costeros que rodean las playas españolas, porque aquí, en la montaña que bordea la playa lo que hay son árboles, como creemos que debe ser, y no casas, chiringuitos, discotecas...

tasman beach
Motueka beach

la playa para nosotras solitas 

Aprovechamos que estábamos en la zona de Motueka para ir a comprar una bici y así poder seguir descubriendo montañas pero con las dos ruedas. Un hombre muy majo, nos la dejó por $40 y nosotras felices de la vida de tener bici.